Flu / Cold / SARS

12 remedios naturales para acabar con las tos

La tos juega un papel fundamental en la eliminación de los elementos irritantes e infecciosos del cuerpo, pero puede resultar muy molesta. El mejor tratamiento para la tos dependerá de la causa subyacente. Existen muchas posibles causas, entre las que se incluyen las alergias, las infecciones y el reflujo ácido.

Algunos remedios naturales pueden aliviar la tos. Sin embargo, es importante recordar que la Administración de Productos Alimentarios y Farmacéuticos de Estados Unidos (FDA) no supervisa las hierbas ni los suplementos, por lo que las personas que los usan se arriesgan a utilizar productos de baja calidad con impurezas.

Las personas que quieren usar remedios naturales para tratar la tos deberían buscar recursos y marcas. También deberían ser conscientes de que algunas hierbas y suplementos pueden interferir con los medicamentos, lo que puede provocar efectos secundarios no deseados.

Si presenta un tos grave o persistente durante algunas semanas, es esencial que consulte a un médico.

Doce remedios naturales para la tos

Las personas usan una gran variedad de remedios naturales para tratar la tos persistente. A continuación, explicamos los 12 remedios más importantes de forma más detallada.

1. Té con miel

Honey being drizzled onto spoon and into mug of tea with lemon slice.
Un remedio casero muy popular para la tos es mezclar miel en una taza con agua caliente.

Según algunos estudios, la miel puede aliviar la tos.

Existe un estudio sobre tratamientos para la tos nocturna en niños. En él se comparan los resultados utilizando la miel oscura, el dextrometorfano, un medicamento para suprimir la tos y ningún tipo de tratamiento.

Aunque los beneficios de la miel fueron menores a los del dextrometorfano, los padres calificaron la miel como la más favorable de las tres opciones.

Para usar la miel como tratamiento de la tos, mezcle 2 cucharadas soperas con agua caliente y un té de hierbas. Beba esta mezcla una o dos veces al día. Por favor, evite que los niños menores de 1 año ingieran miel.

2. Jengibre

El jengibre podría facilitar la tos asmática o seca, ya que tiene propiedades antiinflamatorias. También podría aliviar las náuseas y el dolor.

Un estudio sugiere que algunos componentes antiinflamatorios presentes en el jengibre pueden relajar las membranas de las vías respiratorias, lo que reduce la tos. Los investigadores estudiaron principalmente los efectos del jengibre en las células de los seres humanos y animales, aunque es necesario realizar más investigaciones.

Prepare un té de jengibre con 20-40 gramos de rebanadas de jengibre fresco a una taza de agua caliente. Deje que se enfríe durante unos minutos antes de beberlo. Añada miel o zumo de limón para mejorar el sabor y calmar aún más la tos.

Tenga en cuenta que, en algunos casos, el té con jengibre puede causar malestar o acidez estomacal.

3. Líquidos

Lo más importante para la tos o un resfriado es mantenerse hidratado. Las investigaciones indican que ingerir líquidos a temperatura ambiente puede aliviar la tos, la secreción nasal y los estornudos.

Sin embargo, las personas con síntomas adicionales de un resfriado o gripe pueden beneficiarse de las bebidas calientes. El mismo estudio demuestra que estas pueden mejorar los síntomas aún más, incluyendo el dolor de garganta, los escalofríos y el cansancio.

El alivio de los síntomas es inmediato y continúan durante un tiempo después de terminar la bebida caliente.

Entre las bebidas calientes que pueden ser reconfortantes, encontramos:

  • los caldos claros;
  • el té de hierbas;
  • el té negro descafeinado;
  • el agua caliente, o
  • los zumos de frutas calientes

4. Vapor de agua

La tos húmeda, una de las que produce mucosa o flemas, podría mejorar con el vapor de agua. Tome una ducha o un baño de agua caliente y deje que el baño se llene de vapor. Quédese dentro durante unos minutos hasta que los síntomas mejoren. Beba un vaso de agua después para refrescarse y evitar la deshidratación.

De forma alternativa, prepare un bol de vapor de agua. Para hacerlo, rellene un bol grande con agua caliente. Añada hierbas o aceites esenciales, como el eucalipto o el romero, lo que le ayudará a mejorar la descongestión. Inclinese sobre el tazón y cubra la cabeza con una toalla. Así el vapor se quedará atrapado. Inhale los vapores durante 5 minutos. Si siente el calor del vapor en la piel, deténgase hasta que se enfríe.

Las personas con tos húmeda o congestión de pecho deberían seguir las recomendaciones del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. (NHLBI) y usar un humidificador de vapor en su casa.

5. Raíz de malvavisco

La raíz de malvavisco es una hierba muy usada a lo largo de la historia como tratamiento para la tos y los dolores de garganta. La hierba puede mejorar la irritación que produce la tos, debido a su alto contenido en mucílago. Se trata de una sustancia espesa y pegajosa que cubre la garganta.

En otro pequeño estudio se reveló que un jarabe para la tos a base de hierbas con raíz de malvavisco, tomillo y hiedra alivió la tos provocada por los resfriados comunes y las infecciones de tracto respiratorio. Tras 12 días de tomar el jarabe, el 90 por ciento de los participantes calificaron su efectividad como buena o muy buena.

La raíz de malvavisco también se encuentra disponible en forma de hierba seca o un té en bolsitas. Añada agua caliente y bébalo inmediatamente o déjelo enfriar primero. Mientras más tiempo permanezca la raíz de malvavisco en el agua, más mucílago beberá.

Los efectos secundarios pueden incluir malestar estomacal, pero puede contrarrestarlo tomando líquidos adicionales.

Puede adquirir la raíz de malvavisco en tiendas de productos para la salud o en Internet.

6. Gárgaras de agua con sal

Este remedio simple es uno de los más efectivos para tratar el dolor de garganta y la tos húmeda. El agua con sal reduce las flemas y la mucosa en la parte posterior de la garganta, lo que puede disminuir la necesidad de toser.

Revuelva media cucharadita de sal en una taza de agua caliente hasta que se disuelva. Deje que la solución se enfríe lentamente antes de usarlo para hacer gárgaras. Mantenga la mezcla en la parte final de la garganta durante unos momentos antes de escupir la mezcla. Haga gárgaras con el agua y sal durante varias veces cada día hasta que mejore la tos.

Evite darle agua con sal a los niños más pequeños, ya que no podrán hacer gárgaras correctamente y si tragan el agua con sal, puede ser peligroso.

7. Bromelina

Pineapple juice.
Las piñas contienen bromelina, la cual puede ayudar a tratar la tos.

La bromelina es una enzima que proviene de las piñas y es más abundante en el corazón de la fruta.

La bromelina tiene propiedades antiinflamatorias y también pueden tener propiedades mucolíticas, lo que significa que puede disminuir la mucosa y eliminarla del cuerpo.

Algunas personas beben zumo de piña de forma diaria para reducir la mucosa de la garganta y eliminar la tos. Sin embargo, no hay demasiada bromelina en el zumo para aliviar los síntomas.

Puede encontrar suplementos de bromelina en un tienda y pueden ser más efectivos para eliminar la tos. Sin embargo, es mejor hablar con un médico antes de probar nuevos suplementos.

Es posible que sea alérgico a la bromelina. Además, esta hierba puede causar efectos secundarios e interactuar con los medicamentos. Las personas que toman anticoagulantes o antibióticos específicos no deberían tomarla.

8. Tomillo

El tomillo tiene usos tantos culinarios como medicinales y es un remedio común para la tos, la irritación de garganta, la bronquitis y los problemas digestivos.

Un estudio demostró que un jarabe para la tos con tomillo y yedra aliviaba la tos de forma más efectiva y más rápida que un jarabe de placebo en personas con bronquitis aguda. Los antioxidantes que componen la planta pueden ser los responsables de sus beneficios.

Para tratar la tos con tomillo, busque un jarabe específico que contenga este tipo de hierba. De forma alternativa, prepare una taza de té y añada dos cucharadas soperas de tomillo seco en una taza de agua caliente. Deje reposar 10 minutos antes de filtrar y beber.

9. Cambios alimenticios para el reflujo ácido

El reflujo ácido es una causa común de tos. Evitar los alimentos que pueden provocar reflujo ácido es una de las mejores maneras para controlar esta enfermedad y reducir la tos que la acompaña.

Cada individuo puede tener diferentes desencadenantes de reflujo ácido que deben evitar. Las personas que no están seguras de las causas que lo provocan pueden empezar eliminando los desencadenantes más comunes de su dieta y vigilando sus síntomas.

Los alimentos y bebidas que provocan reflujo ácido con mayor frecuencia incluyen:

  • alcohol;
  • cafeína;
  • chocolate;
  • alimentos cítricos;
  • alimentos grasos y fritos;
  • ajo y cebollas;
  • menta;
  • alimentos con especias y sal, o
  • tomates y productos que los contienen.

10. Olmo resbaladizo

De forma tradicional, los americanos nativos usaban corteza de olmo resbaladizo para tratar la tos y los problemas digestivos. El olmo resbaladizo es similar a la raíz de malvavisco, ya que contiene un alto nivel de mucílago, lo que ayuda a suavizar la tos y la irritación de garganta.

Prepare un té de olmo resbaladizo y añada un cucharada sopera de la hierba seca en una taza de agua caliente. Déjelo reposar al menos 10 minutos antes de beberlo. Es importante que tenga en cuenta que el olmo resbaladizo puede interferir con la absorción de la mediación.

Puede encontrar el olmo resbaladizo en forma de cápsula o polvos en cualquier tienda específica para la salud o en Internet.

11. Acetilcisteína

La acetilcisteína es un suplemento que procede del aminoácido L-Cisteína. Puede tomar una dosis diaria para reducir la frecuencia y la gravedad de la tos húmeda, ya que elimina la mucosa de las vías respiratorias.

Un meta análisis de 13 estudios sugiere que la acetilcisteína puede reducir de forma considerable los síntomas de las personas con bronquitis crónica. Se trata de una inflamación prolongada en las vías respiratorias que causan la secreción de mucosa, tos y otros síntomas.

Los investigadores sugieren una dosis diaria de 600 miligramos (mg) para personas sin obstrucción en las vías respiratorias y, hasta 1.200 mg, si hay una obstrucción.

La acetilcisteína puede tener efectos secundarios graves, entre los que se incluyen las ronchas, la inflamación, la fiebre y la dificultad para respirar. Si considera que padece algunos de estos problemas, debe consultar a su médico.

12. Probióticos

Miso soup in bowl with leek and seaweed.
La sopa de miso es rica en probióticos.

Los probióticos no alivian directamente la tos, pero pueden estimular el sistema inmunológico al equilibrar las bacterias en el intestino.

Un sistema inmunológico fuerte puede ayudar a luchar contra las infecciones o alérgenos que causan la tos.

Según un estudio, un tipo de probióticos, una bacteria llamada Lactobacillus, proporciona un beneficio moderado en la prevención del resfriado.

Puede encontrar suplementos que contienen Lactobacillus y otros probióticos en una tienda con productos de salud o en la farmacia.

Algunos alimentos son ricos en probióticos de forma natural, entre los que se incluyen:

  • la sopa de miso;
  • el yogur natural;
  • el kimchi, o
  • el chucrut.

Sin embargo, el número y la diversidad de unidades probióticas en los alimentos pueden variar. Puede ser mejor tomar suplementos probióticos que comer alimentos ricos en probióticos.

Consejos para evitar un resfriado

No siempre es posible evitar coger un resfriado, pero los siguientes consejos pueden reducir el riesgo:

-Evite el contacto con personas que están enfermas: Mantenga una distancia segura con personas que están resfriadas, tienen fiebre o tos.

  • Lávese las manos de forma regular: Use jabón y agua caliente para eliminar las bacterias y los virus de la piel. Enseñe a los niños cómo se deben lavar las manos de forma adecuada. Use un desinfectante para manos a base de alcohol cuando esté fuera de casa y sea necesario.
  • Use desinfectante: Cuando un miembro de la familia esté enfermo, limpie la cocina y el baño de forma regular con un desinfectante. Lave las sábanas, las toallas y los juguetes de peluche con agua caliente.
  • Manténgase hidratado: Beba suficiente agua, tés de hierbas y otras bebidas para evitar la deshidratación.
  • Reduzca el estrés: El estrés afecta al sistema inmunológico e incrementa el riesgo de enfermar. Para aliviar el estrés, una persona puede practicar ejercicio de forma regular, meditar, respirar profundamente e intentar practicar de forma progresiva técnicas para la relajación del músculo.
  • Duerma suficiente: Intente dormir entre 7 y 9 horas cada noche para mantenerse en forma y saludable.
  • Tome suplementos que estimulan el sistema inmunológico: Considere tomar zinc, vitamina C y probióticos durante la temporada de resfriados y gripes para mantener la enfermedad a raya.

A veces, los síntomas de la alergia pueden confundirse con los del resfriado. Reduzca los brotes de la alergia y, para ello, evite el polen, los ácaros del polvo, la caspa de los animales y el moho. Consulte con un médico si quiere informarse acerca de inyecciones o medicamentos para la alergia.

Consulte a un médico

Consulte a un médico si padece algunos de los síntomas que aparecen a continuación cuando tiene tos:

Flemas amarillas y verdes con mal olor

  • Escalofríos
  • Deshidratación
  • Fiebre superior a los 38 °C
  • Fiebre durante más de 3 días
  • Debilidad

Llame al servicio de emergencias o diríjase al centro de urgencias más cercano si la tos:

  • viene acompañada de sangre, o
  • le causa dificultades para respirar.

Traducido por Carmen María González Morales

Revisado por Brenda Carreras

Leer el artículo en Inglés

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *